Solo para fanáticos.

Para mi pana de siempre Reinaldo Iturriza

En Venezuela durante los años ochenta y noventa no pasaba casi nada y menos si eran buenas. Como nunca hemos brillado en los deporte jamás tuvimos alegrías de ese tipo. Tampoco nadie ganó ningún premio importante o era especialmente admirable por nada. Sin embargo, entre las pocas cosas buenas que ocurrieron durante aquellos años, sin duda Sentimiento Muerto fue una de ellas. Claro está que Sentimiento Muerto fue un fenómeno muy limitado. Digamos que circunscrito a lo urbano y sobre todo a lo urbano caraqueño e incluso a una zona de Caracas. Pero para quienes tuvimos la suerte de ir a sus conciertos y/o tener sus discos nada se compara ni se comparará a aquella experiencia.

Leer Artículo →