Un día de los inocentes económico demasiado largo

 

inocentes_0

Ayer fue el día de los inocentes. Y en Venezuela como en otras partes lo “festejamos” engañando incautos, haciéndoles creer deliberadamente cosas falsas para que “hacerlos caer por inocentes”.

Pero también en Venezuela tenemos unos tres años en una especie de día de los inocentes económico prolongado. Y con esto me refiero al engaño generalizado que en materia económica (pero también política, jurídica, cultural, etc.,) se viene haciendo sobre la población para hacerle creer cosas, pero sobre todo para que rechace unas cosas y termine “aceptando” otras. De tal suerte, tenemos trabajadores que piensan que sus salarios y estabilidad laboral es la causa de los males que aquejan a la economía, por lo cual parecen dispuesto a sacrificarlos. Pero también tenemos a comerciantes y “empresarios” convencidos de lo mismo, como si las ventas de sus bienes y servicios y por tanto el origen de sus ganancias no tuviera que ver nada con los “salarios y empleos excesivos”. Pero lo que tal vez es peor y en todo caso es lo determinante: tenemos autoridades monetarias convencidas de realidades que sus mismos datos demuestran que no son tales, como por ejemplo que la inflación es un fenómeno monetario causado por el “exceso de liquidez monetaria”, o que existe un “atraso cambiario” dado que el flujo importador se ve afectado por la caída en la asignación de divisas (y que no es al revés: que el flujo importador se ha visto afectado, antes que por la caída de los precios petroleros, por la especulación en materia de precios de transferencia, sobrefacturación y fuga de capitales).

En fin, lo más triste del caso es que no se trata de una broma pesada colectiva: se trata de una especulación en el orden de lo ideológico y político que siempre ha tenido como propósito hacer que lo políticamente imposible se vuelva políticamente inevitable: el retorno del capital especulativo al Gobierno y por tanto al completo control de las finanzas públicas, el Estado todo y de la vida nacional, tipo Argentina pues.

Cada tanto sin embargo siguen surgiendo voces que en medio de esta operación de gran estafa colectiva revelan verdades. Ese es el caso del trabajo de la profesora Pasqualina Curcio Desabastecimiento e inflación en Venezuela, de lo mejor que se ha publicado en mucho rato y que se puede leer y bajar acá. Recientemente Simón Andrés Zúñiga realizó el regreso del año en materia de escritura crítica con un pequeño artículo titulado Venezuela: el cambio propuesto por la MUD es para atrás, que esperamos sea el primero de una nueva temporada de su agudeza habitual que tanta falta hace en este momento. Y por allí sigue circulando en la misma tónica del trabajo de la profesora Curcio El mito de la maquinita, a medias entre José Gregorio Piña y yo.

Este domingo pasado tuve ocasión de conversar dos horas con la profesora Cristina González en su programa Esto es lo que hay –en mi opinión el mejor programa de actualidad del país- sobre estos temas y otros tantos, en esta tónica de dejar de pecar por inocentes o que los peores nos hagan pasar por tales para luego darnos un palazo por la cabeza. Los y las interesadas pueden escuchar el audio del programa acá: https://www.dropbox.com/s/krx8363xbxl0ejn/ESTO%20ES%20LO%20QUE%20HAY%20.mp3?dl=0 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s