¿Cómo salir del laberinto?

laberinto5

¿Cómo salir del laberinto?: profundizar y no claudicar en la Agenda Alternativa Bolivariana.

(Apuntes de la propuesta presentada en el Congreso de Economía del PSUV solicitado por el presidente de la República Nicolás Maduro.)

 

“… el enfoque fragmentario y simplificador de la “Agenda Venezuela” (el último plan de ajuste neoliberal aplicado en el país por Rafael Caldera), es además fundamentalista, al ser presentada como la única vía disponible, sin la posibilidad de que pueda haber por alguna recóndita dimensión del pensamiento, otra modesta opción para los venezolanos. Es el “fin de la historia” de Fukuyama tomando por asalto la tierra de Bolívar. Es la negación de la inteligencia misma. “Muera la inteligencia”, pareciera ser el lema central de la “Agenda Venezuela”. Los bolivarianos, los revolucionarios, los patriotas, los nacionalistas, nos negamos a aceptar y mucho más, a seguir, tales postulados. El fin de su vieja historia es para nosotros el comienzo de nuestra nueva historia.”

Hugo Chávez. Julio de 1996.

Dadas las urgencias planteadas por el tiempo vayamos a lo concreto: Asumido como un hecho el efecto de la guerra económica en la derrota electoral del pasado 6-D, todo lo que vaya a hacerse en política económica de cara a los nuevos escenarios planteados por la mayoría parlamentaria de la derecha en la Asamblea Nacional, debe partir de las siguientes consideraciones. La primera es un diagnóstico correcto de qué fue lo que falló o está fallando en la manera cómo se ha abordado la guerra económica. Y esto no solo partiendo del hecho elemental de que todo lo que uno debe hacer, corregir o reafirmar en política en general y en política económica en particular, debe partir de un diagnóstico correcto, sino que todo pareciera indicar –y el ánimo popular así parece reafirmarlo- que más que la guerra económica en sí misma, lo que termina afectando a la población y por tanto reflejándose en el resultado electoral es la manera de enfrentarla –y en algunos casos de no enfrentarla- por parte del Gobierno Nacional y las filas revolucionarias, incluyendo en el renglón “Gobierno Nacional” no solo al Ejecutivo, sino también y sobre todo al BCV y otras instancias del Estado.

 

Por otra parte, hay que estar claros en las estrategias planteadas por la derecha de cara a los próximos meses. Se ha hablado mucho de la posibilidad de la convocatoria por parte de ésta a un referéndum revocatorio del mandato del presidente Nicolás Maduro, lo que nos colocaría a las puertas de una nuevas elecciones a mediados de 2016. Sin embargo, no se ha tomado mucho en consideración que, de cara a los verdaderos objetivos de la derecha, esa vía no es necesariamente la más atractiva por una razón muy simple: pues un hipotético nuevo gobierno de derecha tendría la responsabilidad de tomar las medidas de ajuste macroeconómico de corte neoliberal que exige, altamente impopulares y conflictivas como bien sabemos, lo que le traería serios problemas de gobernabilidad. Así las cosas, a mi modo de ver, y tal de hecho como lo planteó recientemente Luis Vicente León en una entrevista con Vladimir Villegas, la táctica de la derecha empezará de entrada por presionar al gobierno del presidente Nicolás Maduro para que se él quien tome dichas medidas y corra con sus costos sociales y políticos. Lo que para la derecha tendría la ventaja por lo demás de enterrar de una vez y para siempre las banderas sociales y económicas del chavismo. Es decir, el chavismo, que insurgió política, económica, social y culturalmente contra el ajuste neoliberal de los 90, en el caso de terminar haciendo lo mismo por “pragmatismo”, se estaría anulando a sí mismo y confirmándole al país y el mundo que, como decía Margaret Thatcher, “no hay alternativa al capitalismo” y que todo intento de hacer lo contrario termina en un rotundo fracaso o estrepitosamente en el mismo punto de partida.

Cómo corregir lo que hay que corregir en los tiempos que tenemos sin caer en las trampas –o en las tentaciones- planteadas por la derecha y por el discurso económico ortodoxo convencional del cual es prisionero también una parte de la izquierda, es, a mi modo de ver, el principal reto que tenemos.

Para seguir leyendo, pinche ¿Cómo salir del laberinto:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s