Grecia: la otra guerra económica.

54cdfe9d72139e674a8b4584Según una conocida sentencia de la antigua mitología griega, a aquellos a quienes los dioses quieren destruir primero los vuelven locos. Está claro que ni la UE, el Banco Central Europeo ni el FMI son un nuevo Olimpo, ni Angela Merkel, Wolfgang Schäuble ni Mario Draghi, versiones contemporáneas de Hera, Zeus o Poseidon. Pero lo que si está claro a estas alturas del juego es que no solo actúan con el mismo absoluto desprecio por la suerte humana con que actuaban aquellos, al punto que no es difícil imaginarlos disfrutar perversamente el ejercicio sádico del poder que ejercen, la voluntad de humillar, pisotear, hundir, rendir, enloquecer y en última instancia derrotar y destruir a toda un país por el solo hecho de plantearse hacer las cosas de una manera distinta a las que ellos les parece y conviene.

En la vieja mitología la forma preferida de los dioses para enloquecer y castigar a quienes osaran violar algún límite impuesto por ellos era enfermarlos de hybris. La hybris, la desmesura, especie de orgullo desmedido y temeridad que hace que la víctima termine autodestruyéndose. Pero en este caso la hybris pasa por imponer un terror y una inflexibilidad impasible frente a los cuales el desepero de la gente choca y terminan por aceptar que les tuerzan el brazo, para usar la infeliz metáfora de Obama. No importa lo que los griegos hayan votado en elecciones democráticas, no importa que no quieran cargar sobre sus hombros la crisis que la propia UE, el propio BCE y la propia Alemania provocaron contando para ellos con gobiernos complacientes y los servicios de una oligarquía especulativa que ahora mismo sigue capitalizado ganancias a costilla de los demás. Lo único que importa en esta historia es la receta de la troika: recortes, ajustes, pago de deuda, privatizaciones, sumisión de los trabajadores frente a los patrones. Todo lo demás –democracia y derechos humanos incluidos- pasa a un lejano segundo plano.

Y es que como es ampliamente conocido, desde su triunfo electoral el movimiento Syriza -al que los griegos eligieron por su propuesta de acabar con la austeridad y oponerse al poder absolutista de la troika precarizadora- ha tenido que enfrentar la férrea oposición y el desprecio racista del BCE, la UE y el gobierno Alemán (que de facto es el gobierno del resto de los países de la UE) y últimamente el saboteo directo y el acoso al que más de un analista no ha dudado en catalogar de acciones de guerra y terrorismo económico. Lo dijo Slavoj Zizek en un reciente y extraordinario artículo. Y más recientemente Philippe Legrain, ex asesor de la presidencia de la Comisión Europea y profesor de la para nada progresista London School of Economics, quien denunció que “las autoridades de la zona euro están provocando una crisis de liquidez en Grecia para forzarla a capitular”, acción que como para que no queden dudas ya es abiertamente manejada y anunciada por los medios atlantistas con total desparpajo. El plan en este caso como denuncia Legrain, es llevar al gobierno griego y a la población en general a un nivel tal de desesperación que terminen “aceptando” que no hay alternativas a la imposición del poder financiero, humillarlos y derrotarlo por atreverse a desafiarlos, no importa las implicaciones en términos de vida para los millones de griegos y griegas.

El filósofo griego Stathis Kouvelakis, profesor del Kings College de Londres y miembro de Syriza lo explicaba muy claramente también en una nota crítica a propósito de los acuerdos del 20 de febrero entre el gobierno griego y el BCE y sus consecuencias: “(…) el Banco Central Europeo y la Unión Europea (UE) no se quedarían de brazos cruzados y mirando para otro lado frente a un gobierno de la izquierda radical. La bomba más potente que tienen en su arsenal es la de la liquidez y era totalmente lógico y predecible que recurrirían a ella de inmediato. Desde luego, los prestamistas tienen todos los motivos para seguir “apretando la soga” alrededor del cuello de Grecia (según expresión del primer ministro Alexis Tsipras) hasta forzar al gobierno a capitular de plano”.

Sin moneda propia, sin industria propia, con sus reservas saqueda por los especuladores y hasta no hace mucho sin un gobierno propio –los gobiernos griegos, como los latinoaméricanos en los 90, solo se limitaban a hacer lo que los técnicos y “expertos” de los organismo financieros internacionales le decían hacer- Grecia es el mejor ejemplo de exposición desnuda ante la plutocracia global, ante el más puro y rudo ejercicio de dictadura del capital y los capitalistas. En estos momentos se vence de nuevo el plazo y el gobierno de Syriza debe decidir si baja la cabeza ante la plutocracia sacrificando el futuro de su país, la confianza y esperanza puesta en ellos, o si opta por ser consecuente consigo mismo como proyecto. Cualquiera de las dos opciones es difícil, y está claro que la estrategia del gobierno parece ser la de ganar todo el tiempo posible, entre otras razones, buscando solidificar los consensos internos, si bien hay convencimiento de en qué no deben ceder. Pero está claro también que la única opción real es la segunda pues la primera es la imposición de la vía del hecho, la rendición ante el estado de cosas, y el tiempo corre y los enemigos lo saben.

Sin embargo, algo que también debería estar claro es que Grecia no puede ni podrá pelear sola. Y que en estos tiempos en que la internacional del capital se teje y actúa como nunca, en que, como dice el filósofo italiano Giorgio Agamben en un artículo citado por el presidente Maduro en ocasión de la primera ofensiva económica, el gobierno del dinero no se contenta exclusivamente con gobernar al mundo sino también el futuro de los hombres, haciendo que la política no parezca ya posible justamente porque secuestra la fe y el  futuro, el tiempo y la esperanza, solo una verdadera internacional anticapitalista, solo la solidaridad entre todos los que luchan contra el capital en cualquiera de sus formas y la movilización permenente podrá torcer el rumbo de quienes nos quieren torcer los brazos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s