O es la solidaridad mundial o es la guerra mundial.

siria-resiste-otan-terroristas-nwo-nuevoordenmundial-illuminati-libia-siria-iran-3www-guerramundial-agendaHoy es jueves, día en que extraoficialmente se había anunciado la invasión atlantista de Siria luego del descarado falso positivo sobre las armas químicas. Hasta los momentos no se ha concretado la invasión e incluso Obama declaró que no ha tomado la decisión de hacerlo y espera “cooperar” con Rusia para una solución del tema. El momio Ban Ki-moon, por su parte, ha señalado que los inspectores que se encuentran en Siria a pedido del gobierno sirio investigando un anterior ataque químico perpetrado por los terroristas presentarán su informe el próximo sábado, luego que fuera posible acceder a la zona tras los asedios de que fueran objeto por parte de los terroristas.

Sea como sea, es  difícil predecir qué ocurrirá. Es bastante poco probable que el informe de la ONU contradiga a los Estados Unidos quienes ya dieron su veredicto, y en el caso remoto que lo haga seguramente acusarán al gobierno sirio de haber borrado las pruebas o saboteado la inspección. Si la decisión está tomada no depende de dicho informe y mucho menos de la verdad real de las cosas cuando ya existe una verdad mediática bastante burda difundida por la prensa atlantista y sus acólitos.

Se ha dicho que los Estados Unidos usará la guerra para superar su crisis económica. Particularmente pienso que eso es verdad solo en parte. Lo es más en el caso europeo, no solo para desviar la atención de la población sobre sus problemas reales (desempleo, pobreza creciente, etc) sino porque el petróleo de la zona al igual que el gas es el que ellos consumen directamente. Estados Unidos cuenta con otras fuentes de suministro incluyendo propias. Y por más que eviten entrar en terreno los costos de una operación aérea son muy elevados con resultados muy inciertos.

En ese sentido, los intereses norteamericanos apuntan más bien en mi criterio no tanto a sacar provecho inmediato de la situación, si no en parte a evitar la emergencia de contrapesos y contra-ejemplos que hagan tambalear aún más su ya decadente hegemonía global la cual se ha visto en la necesidad de reemplazar con un ejercicio de dominación al más puro estilo medieval. Así las cosas, me parece que hay mucho de efecto demostración, un poco en el espíritu de aquello que señalaba Hooper, el líder de los saltamontes en la película de Disney/Pixar Bichos, cuando uno de los suyos le dice que quizás no haga falta ir ese año a robarle a las hormigas pues ya tenían mucha comida y que la rebelión de una sola de ellas no era importante. Con mucha sabiduría imperial Hooper le señala que el problema no era si tenían o no comida suficiente o si representaba una amenaza la rebelión de una sola hormiga, lo importante era mantenerlas a todas alineadas (y seguramente también alienadas) pues si llegaban a darse cuenta de que los superaban en número y perdían el miedo se acabaría su estilo de vida basado en el expolio.

El formato empleado en Siria es obviamente el mismo utilizado en Libia, que a todas estas es la potenciación del viejo formato de las “contras” (como el usado en Nicaragua y Afganistán) y del mucho más antiguo método imperial de armar fuerzas de choque interna creando escenario de guerra civil o levantamientos. Sobre condiciones objetivas de malestar, se fabrica una rebelión que luego es seguida de una intervención por razones humanitarias. Sin embargo, la rueda se tranca en Siria tanto por ser un ejército mucho mejor preparado como que por razones de distinta índole existe una mayor comunidad de intereses allende las diferencias religiosas o étnicas. Desde este punto de vista Siria es más parecida al Líbano, que ha logrado mantener un equilibrio precario pero equilibrio al fin en medio de todas las provocaciones internas e externas. Eso, y el apoyo de Rusia, han evitado una catástrofe mayor, tanto que el escenario de caída de Assad que parecía inminente hace unos pocos meses luce bastante lejano ahora.

El otro tema clave pasa por la intervención de Hezbolá. Y es que la Resistencia libanesas que ya demostró su fortaleza en la guerra de 2006 contra la invasión sionista del sur del Líbano dio un paso a la ofensiva que no solo influyó en gran manera en el curso de los acontecimientos en Siria sino que puso sobre el tapete dos cosas: que son tan buenos militarmente en la ofensiva como a la defensiva, por una parte, y que contrario a lo que muchos esperaban y deseaban selló una alianza con el pueblo sirio que trasciende la mera declaración retórica. Algo similar podría esperarse de Irán, cuyos dirigentes están plenamente conscientes por lo demás que seguida la caída de Siria vendría la del Líbano y la suya.

Desde luego desde le punto de vista militar la superioridad norteamericana y de la OTAN es indiscutible. Pero buena parte de esa superioridad se basa justamente en la intimidación. A mi modo de ver, y más allá de las filtraciones hechas con aparentes fines de denuncia, las exhibiciones de torturas, asesinatos, bombardeos indiscriminados, etc., que hemos visto en los últimos tiempos tienen como propósito demostrar hasta donde están dispuestos a llegar y qué están dispuestos a hacer los que gobiernan el mundo para conservar el poder y sus privilegios. Las imágenes del linchamiento de Gadafi, de la ejecución en la horca de Hussein así como de los asesinatos de miles de palestinos y también los de los jefes de las FARC son el equivalente postmoderno de aquella práctica imperialista milenaria de descuartizar a los opositores y colocar partes de sus cuerpos por diversas partes y rutas de los dominios para persuadir a los que no se han rebelado de lo que le pasaría si lo hacen. En el caso actual sirio, los mismo terroristas filman con celulares sus barbaridades (que incluyen ejecuciones sumarias, degollamientos, violaciones, linchamientos, quema de personas vivas, torturas y hasta prácticas de canibalismo) y luego las suben a internet para que sean difundidas por las diversas cadenas de noticias y redes sociales bajo el argumento de mostrar “lo que sucede en Siria”. Así no solo se prepara a la opinión pública occidental para que valide la intervención humanitaria para parar la matanza de los bárbaros, sino que se les muestra a los sirios lo que se les viene sino bajan la cabeza y saludan al invasor.

De tal manera, creo que más allá del interés económico inmediato, así como la influencia sionista sobre el gobierno gringo y de las no menos criminales monarquías árabes directamente involucradas en la invasión, lo que el imperio ve en Siria es el mal ejemplo de un pueblo resistiendo y dispuesto a llegar hasta lo último con tal de no rendirse. Los sirios de distintas confesiones y creencias se han unido a los kurdos y libaneses contra el enemigo común haciéndolos retroceder. Inclusive el actual gobierno de Irak, que enfrenta internamente las acciones de Al Qaeda (que como en Libia se convirtió en un poder luego de la intervención norteamericana) está haciendo causa con Siria al evitar que siga el tráfico de armas y mercenarios a través de sus fronteras.  Eso no quiere decir que puedan vencer militarmente, pero como dice en alguna parte Alain Badiou: los que no cuentan con medios financieros ni militares, los que carecen de poder, lo único que tienen es su disciplina, su solidaridad y la capacidad de actuar en conjunto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s