¿Existe una crisis del capitalismo? II

Quería aprovechar loas comentarios de Manuel para precisar un par de cosas sobre el tema de las crisis capitalistas. Debo decir que me causó mucha gracia lo de la teoría de la conspiración y lo de postmoderno, en especial esto último porque tenía tiempo que no escuchaba el término. En cualquier caso, leyendo a Manuel, y releyendo la nota a partir de sus comentarios, creo que tiene razón sobre la necesidad de explicar mejor el punto, sobre todo si esto abre la posibilidad de dar un debate así sea pequeño sobre uno de los temas más importantes –sino el que más- en lo que concierne al análisis del momento actual.

Para entrar rápidamente en materia, lo primero que tendría que decir es que el problema principal que veo en expresiones del tipo “crisis del capitalismo”, “crisis capitalista” o “crisis del capital”, es que no estoy muy seguro a qué se quieren referir exactamente con ellas, o para ser más justos, a qué nos queremos referir, ya que yo mismo las he usado innumerables veces. En líneas generales, y por sentido común, supongo lo obvio: que se intenta dar cuenta de los problemas actuales de la “economía global”, de su incertidumbre, de la volatilidad de los mercados, etc., todas esas mismas cosas de las cuales también he escrito y hablado recurrentemente. Y desde un punto de vista más concretamente marxista –que se supone es el de la izquierda, o el de buena parte de ella- a cosas como las que Manuel refiere: caída de las tasas de ganancia, sobreproducción, problemas de valorización, etc. A este respecto, mi punto es que no creo que el concepto de crisis sea el corrector para caracterizar la ocurrencia de todas estas cosas, en la medida en que pareciera confundir más que aclarar entre otras consideraciones por estar concebido dentro un marco cognitivo limitado por ser políticamente interesado.

Sin querer desviar el debate hacia un terreno etimológico que tal vez no está de más pero de todos modos sería muy largo para desarrollar acá, debemos empezar reconociendo que de todas las acepciones posibles del término “crisis” la que termina imperando es aquella que da cuenta –palabras más o menos- de un conjunto de problemas o situaciones difíciles y peligrosas que afectan a un cuerpo (biológico, social, institucional, etc.) hasta incluso comprometer su continuidad. Así planteado, el mismo da cuenta de estado que fundamentalmente es coyuntural (lo cual no quiere decir que no pueda prolongarse) y potencialmente límite, pero que sobre todo se opone o contrasta con alguna especie de funcionamiento óptimo o normal de ese mismo cuerpo, es decir, a un estado donde las cosas marchan de modo regular o virtuoso y en el cual la continuidad general no se haya comprometida, no habiendo por tanto espacio a la incertidumbre y el malestar.

Así puestas las cosas, la expresión “crisis capitalista” implica entonces un primer problema: la existencia de ese estado virtuoso capitalista en contra del cual se puede, justamente, hablar de crisis capitalista. ¿Cuál se supone que es ese momento: el de crecimiento económico, o -para decirlo marxistamente- el del desarrollo de las fuerzas productivas? Desde el punto de vista formal y del sentido común eso sería lo lógico. Es decir, por lo general se habla de crisis cuando no hay crecimiento, cuando caen los indicadores, se deprimen el consumo y el empleo, etc. No obstante, en honor a la rigurosidad y desde una perspectiva histórica, geográfica, lógica e incluso política más amplia, creo que podemos coincidir en que tal razonamiento es, por lo menos, simplista.

Esta, como dije, no es una discusión etimológica, sino más bien epistemológica y política. El concepto de crisis necesariamente reenvía como su envés a dicho estado virtuoso, incluso en aquellos casos en que se le toma como sinónimo de mutación o transformación, que es un poco el (ab)uso gramsciano del mismo. De cualquier modo, visto en su longue durée  esta última acepción del término pareciera tener un mayor sentido o utilidad: parafraseando a Marx, cada cierto tiempo el Capital “choca” contra sus límites inmanentes (“son el capital y su propia valorización lo que constituye el punto de partida y la meta, el motivo y el fin de la producción…”). El método empleado para valorizarse (“el desarrollo ilimitado de las fuerzas productivas”) choca constantemente contra el fin perseguido, por este motivo, el Capital “opera destructivamente”, es “constantemente revolucionario”. Sin embargo, si es su funcionamiento inmanente, constitutivo, ¿por qué llamarlo entonces crisis? ¿no es esta anormalidad su forma normal de funcionar?

La cuestión, me parece, está en dar cuenta de esta lógica en el momento actual. Como tu bien dices Manuel, hay que hablar efectivamente de procesos de trabajos, de producción, que es –dicho sea de paso- algo muy distinto ha hablar de industrialización, en el sentido al menos de aquellos “marxistas” que critican la financiarización por ser parasitaria a la “economía real”. Más que preguntarse, por ejemplo, qué va a pasar con el dólar y la hegemonía norteamericana -como si en eso se jugara la vida del capitalismo, como si no fuera la pregunta-fetiche por excelencia, como si fuera mejor una hegemonía china o un señoreaje monetario tercermundista- o discutir eternamente (y a destiempo) sobre los controles de la “nueva” arquitectura financiera, más bien habría que preguntarse hacia dónde va la división social e internacional del trabajo, hacía dónde se dirigen los nuevos procesos de valorización, hacía dónde, en definitiva, se dirige el Capital. Un Capital que en su movimiento continuo e inmanente de valorización expansiva (D-M-D`) ha terminado -como decía Marx en 1858 tal vez un poco apresuradamente- encontrándose “consigo mismo” en la medida en que “el mundo es redondo”, viéndose entonces –y esta es un poco mi hipótesis- volcado a intensificarse más que a expandirse territorialmente, o a expandirse no de modo horizontal –el modo geográfico clásico- sino vertical, por un lado hacia las finanzas y por el otro –aunque complementariamente- hacia la mercantilización progresiva de todos los órdenes de la vida. De aquí en más, y esto me parece clave, una de las consecuencias que se deriva de ello es que los límites tradicionales entre primero y tercer mundo, periferia y centro, tienden a alterarse. De alguna manera, ¿no ocurre que lo que hoy se llama crisis global no es más que la ocurrencia en el primer mundo de todas aquellas cosas que antes sólo –o fundamentalmente- operaban en el tercero?

Todas estas cosas coincido hay que discutirlas. Como también hay que discutir –y con esto termino- si la recurrencia del alarmismo y los estados críticos no terminan ocultando una realidad de despojo donde efectivamente hay muchos perdedores pero también hay ganadores. ¿Alguien le ha seguido el rastro a las acciones de, por ejemplo, Apple? ¿Quiénes son esos “inversionistas nerviosos” que atacan a las economías nacionales (primero Grecia, luego Irlanda, luego España, Italia, Francia…)? ¿No son los mismos que son tenedores de sus deudas y por lo tanto beneficiarios de sus reclasificaciones? Los tenedores de bonos venezolanos últimamente andan muy felices, lo cual debería alertar a quien corresponda por ello. La especulación en los mercados financieros capitalistas no es una “perversión”, es la única manera en que los mercados financieros capitalistas pueden funcionar

En fin, no creo que exista una crisis del capitalismo, al contrario, creo que el capitalismo hoy goza de mejor salud que nunca según sus propios criterios de reproducción. Tal vez lo que ocurre es que no lo puede seguir haciendo manteniendo a su vez el relato colectivo (el “pacto social”) del progreso general. El capitalismo de hoy -el del siglo XXI- es capitalismo puro, sin mediaciones.

Anuncios

Una respuesta a “¿Existe una crisis del capitalismo? II

  1. Pingback: No basta rezar « sur-versión·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s