¿Existe una crisis del capitalismo?

Una de las cosas más llamativas del seguimiento del momento capitalista actual es la adopción indolente por parte del “pensamiento “crítico” y “anticapitalista” de una serie de lugares comunes y supuestos instalados 100% dentro de las coordenadas teóricas y políticas de aquello que dicen combatir. Y esto pasa de llamativo a realmente curioso cuando se considera que dicho “pensamiento crítico” y “anticapitalista” se caracteriza por ser usuario permanente de categorías como falsa conciencia, manipulación mediática y trama ideológica, es conocido por manifestar recurrentemente su suspicacia con respecto a cualquier criterio o discurso proveniente de los voceros del “capitalismo mundial”.

En este sentido, y ya que hablamos de ideología, supongo que a esto es a lo que se refiere Sloterdijk cuando dice que la fórmula ideológica hoy no es -como en los tiempos de La Ideología Alemana- no saben que lo hacen pero igual lo hacen. Hoy puede que la fórmula ideológica funcione de hecho al revés: saben que lo hacen pero igual lo hacen. Lo cual en muchos casos puede ser ciertamente y como dice el propio Sloterdijk un índice de la razón cínica contemporánea, pero en varios otros puede serlo de una peligrosa ingenuidad o a lo sumo confusión.

Un ejemplo del saben lo que hacen pero igual lo hacen del tipo cínico es, desde luego, las alarmas mundiales con respecto a la inminencia de un nuevo colapso bursátil mundial, tal y cual como el que nos despierta hoy lunes. No sólo, desde luego, por la singularidad de anunciar como noticia algo que todo el mundo sabía y esperaba, sino porque en estos casos sabemos que el anuncio del hecho en sí –como en el famoso cuento del Gabo– funciona como el detonante del mismo, es decir, de algún modo es su condición de posibilidad discursiva, algo que al menos en Venezuela conocemos muy bien. Es decir: si digo que un banco tiene problemas y va a entrar en crisis, ese banco va a tener problemas y a entrar en crisis. Así las cosas, si alguien con peso (una calificadora de riesgo, por caso) dice que tal o cual país afronta problemas y puede caer por ejemplo en default, lo más probable es que eso de hecho pase, pero no porque dicho actor haya afinado sus poderes de predicción o anticipación sino porque así funciona el asunto: no se trata de un anuncio, sino más bien de una sentencia.

En cuanto a la segunda forma del saben lo que hacen pero igual lo hacen, la más común como dijimos es la que consiste en adoptar como propios de la crítica los propios criterios de lo criticado. Adorno en mínima moralia escribió un par de cosas muy buenas sobre esta convivencia peculiar. La asimilaba por ejemplo a la de la policía y el hampa desde el punto de vista de que sin la segunda la primera no tiene razón de ser y por tanto nunca va a estar dispuesta a erradicarla, independientemente de todo lo que diga al respecto. Pero también decía que algo todavía más interesante: que ese tipo de crítica, “sentimental y anacrónica“, de permanente lamento por el mundo, es fundamentalmente peligrosa, pues “el sujeto que se lamenta amenaza con anquilosarse en su modo de ser, cumpliendo así la ley que rige el curso del mundo“. Es decir: una vez supuestamente curados de la creencia socialdemócrata en el progreso de la cultura y enfrentados a la creciente barbarie, viven los críticos en la permanente tentación de hacer de abogados de aquella y, en un acto de desesperación, esperar la salvación mortal del enemigo, y en este sentido, “ finalmente, el temor a la impotencia de la teoría proporciona el pretexto para adscribirse al omnipotente proceso de producción, y así admitir por tanto, plenamente, la impotencia de la teoría“.

Lo que esto quiere decir en términos mucho más simples es aquello que cualquier estudiante de epistemología sabe: que los conceptos y las categorías nunca vienen solos. El concepto de crisis, por ejemplo, viene con su propio correlato: por un lado (el “negativo”) lo acompaña el de desorden, caos, riesgo, peligro, etc., es decir, todas aquellas cosas que se supone debemos evitar; mientras que por el otro (el “pro-positivo”) se hace acompañar por los de regulación, control, etc., es decir, todas aquellas cosas que debemos hacer para evitar lo primero. De tal suerte, cada vez que alguien habla de “crisis del capitalismo” no sólo está desconociendo el funcionamiento de la maquinaria capitalista en cuanto tal, sino que por lo general en el fondo lo que está pensando no es en cómo superarlo sino en cómo salvarlo, en cómo evitar que caiga, en cómo sacarlo de su “crisis”.

Por otro lado, y por último, otro ejemplo del sabe lo que hacen pero igual lo hacen es el peso que todavía tiene en la izquierda el concepto de desacople del capitalismo. Es llamativo que haya sido uno de los pensadores más agudos del capitalismo global -Samir Amín- quien lo haya popularizado, pues resulta un ejemplo casi de manual de lo dicho por Adorno. Para no alargarnos en este punto más de lo estricto necesario, digamos al respecto solo dos cosas: por una parte, tal concepto fue el que inspiró esa especie de espíritu inmune de los así llamados “países emergentes”  durante la caída del 2008 que terminó también arrastrándolos pese a que muchos opinaban lo contrario, así que su inutilidad ya está más que demostrada en la práctica tanto como en la teoría donde no tiene ningún asidero sólido. Pero por otra parte el mismo parece ignorar algo tal vez muy importante y que se cuela como un gazapo en lo anterior: y es que toma a las “economías emergentes” o “periféricas” no sólo como un todo homogéneo, sino además como algo en el fondo bueno donde los intereses de todo el mundo son los mismos y como si la realidad capitalista de uno fuese mejor o distinta solo porque es de uno.

Todo esto para preguntarnos si en realidad existe una crisis del capitalismo o si lo que existe es una crisis de todas aquellas cosas que intentan regular su normal funcionamiento, que no puede ser otro distinto al que tiene y que si alguna vez lo tuvo y en algunos lugares lo conserva es por razones históricas y sociales concretas siempre por lo demás limitadas. Si de verdad lo que se quiere es superar el capitalismo o en el fondo lo que se espera es salvarlo, aferrados a una fantasía de bienestar y progreso que por lo demás sabemos que es irrealizable y que solo sirve para extrañarnos de la verdadera Utopía.

Anuncios

Una respuesta a “¿Existe una crisis del capitalismo?

  1. Hola que tal
    Dices:
    “De tal suerte, cada vez que alguien habla de “crisis del capitalismo” no sólo está desconociendo el funcionamiento de la maquinaria capitalista en cuanto tal, sino que por lo general en el fondo lo que está pensando no es en cómo superarlo sino en cómo salvarlo, en cómo evitar que caiga, en cómo sacarlo de su “crisis”.
    Todo esto para preguntarnos si en realidad existe una crisis del capitalismo o si lo que existe es una crisis de todas aquellas cosas que intentan regular su normal funcionamiento, que no puede ser otro distinto al que tiene y que si alguna vez lo tuvo y en algunos lugares lo conserva es por razones históricas y sociales concretas siempre por lo demás limitadas.”
    La verdad no entiendo loq ue planteas? eres marxista? crees en la teoría de la conspiración? Eres posmoderno? No logro leer con claridad lo que planteas.
    Quizás no entienda bien. No logro ver lo que quieres decir.
    ¿no existe la crisis capitalista? la crisis es un invento? Hablar de crisis te hace burgués? hablar de crisis es hacer ideología? hablar de crisis es querer soliviantar la crisis del sistema y no plantearse su superación?
    Por lo pronto, desde el marxismo, estoy en pleno acuerdo de la necesidad de hablar de crisis sisntémica del capital y diferenciarla de auges y caídas coyunturales. Soy partidario de hablar de tasa de ganancia, procesos de trabajo y sobreproducción…..por cierto, creo que el 16 habrá un debate en el CIM, ahondando ese mismo tema, sería interesante escuchar tu postura.
    saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s