Leaks?

Pese a que inmediatamente despierta nuestra simpatía, en la historia de wikileaks no deberíamos dejar pasar por alto lo increíblemente parecida que resulta a la de los computadores de las FARC . ¿No es medio inverosímil que un analista de bajo rango en Irak pueda tener acceso a toda clase de información no sólo del ejército sino del Pentágono, el Departamento de Estado, etc., y filtrarla sin que nadie se entere? Y en dado caso que todo eso fuese posible, ¿qué hay del hecho que la “revelación” de los cables la hayan hecho The New York Times, El País, Le Monde, Der Spiegel y The Guardian, tal vez los cinco diarios más importantes del mundo, habiéndose puesto previamente de acuerdo entre ellos, prefiltrado la información y advertido al Departamento de Estado? Al menos en mi humilde opinión, hay varias cosas que no encajan bien en esta trama de espías, contraespías y periodistas arrojados combatiendo por la verdad y la ética, por lo que tal vez no esté de más ver las cosas un poco más en perspectivas antes de celebrar y convalidar una historia que se parece demasiado a un collage de varias buenas y no tan buenas películas hollywoodenses.

Lo que quiero decir es que después de todo un poco más de paranoia no vendría mal en este caso. A todas estas, por lo demás, hasta los momento no sólo nada de lo revelado en realidad era exactamente secreto y ni siquiera especialmente grave -a lo sumo lo que se desnuda son varias de las cosas que habitualmente encubre la diplomacia- sino que peores cosas se han hecho y hacen a plena luz del día, como los encarcelamientos ilegales en Guantánamo. Y en lo que a los afectados respecta, la inteligencia norteamericana y el Departamento de Estado especialmente, resulta llamativo que en ningún momento hayan desmentido el contenido de la información limitándose a denunciar el hecho que se haya filtrado. Con respecto a esto último, estamos hablando de los mismos tipos a los que muchos acusan de haberse inventado ante nuestros propios ojos los atentados del 11 de septiembre, de ser los cerebros detrás de Alqaeda y fabricado las “pruebas” de las armas de destrucción masiva irakíes entre otras hazañas, ¿qué les cuesta negar el contenido de la información si de verdad les afecta tanto y compromete? Y si estaban preavisados, ¿cómo fue que no lo evitaron a través de los métodos siniestros que se supone usan?

Desde el luego también puede ser que uno sobreestime el poder de las agencias de poder norteamericanas y sus aliados y resulte que la historia es verdad. De ser este el caso, habría efectivamente que celebrarlo. Pero en realidad, todo esto recuerda mucho a aquello que en Mitologías Roland Barthes llamaba Operación Astra: la de mostrar el espectáculo complaciente de los defectos del poder como un medio paradójico y a la vez perentorio de glorificarlo.

Anuncios

2 Respuestas a “Leaks?

  1. Te falta leer una parte de la historia, los cables los tienen esos 5 por el simple echo que wikileaks se contacto con ellos para darles el material.
    Ademas, con solo leer los cables te das cuenta que es real, no hay manera de crear tanta informacion real de tanto puntos de la tierra, desde simples peleas politicas internas que apenas si fueron nombradas en algun informativo local, hasta casos como el asesinato de los periodistas de reuters o el cañonazo al hotel donde se alojaban los perdiodistas en irak.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s